Blogia
zumodenaranja

Trapos sucios en la cocina

Trapos sucios en la cocina Tengo llas pupilas clabadas en la pared. Es extraño, no se mueven. Por más que le digo a mi cerebro que le diga a mis ojos que se muevan no lo consigo. Consigo distinguir un reguero de algo de un rojo oscuro que está llegando hasta la puerta. ¿Cuantas veces me habrá empujado contra esa puerta? Me duele todo. Me duele cada uno de los golpes que me ha dado ese cabrón. Me duele la humillación de verme así por su culpa. ¿Cómo he llegado hasta este punto? ¿Cómo pude estar enamorada alguna vez de él? ¿Cómo pudo él cambiar tanto? Sé que todavía debe de estar rondando por aquí. Por fin me creerán. Ahora tiene las manos manchadas y esta vez no se va a librar.

Noto que vienes y no quiero que me veas así. No, así no. Un hijo no debería ver nunca así a su madre. No consigo moverme. Tendría que limpiarme y tendría que limpiar todo esto. No puedes ver la cocina así.

Tengo frío, cada vez más frío. Ahí estás, por fin has llegado. ¿Por qué has venido? No me tenías que ver así, tirada en el suelo. Por favor, no mires, no llores. Lo que ves no es sangre hijo mío. Es mi amor por ti que ahora se me escapa por el pecho. ¿Qué va a ser ahora de ti? No estaré para levantarte y ver tus sonrisas todas las mañanas. No estaré para cuidarte. No estaré para quererte. No llores por favor. ¿Por qué tienes que estar en medio de todo esto? Vete de aquí, rehaz tu vida, olvíida esta imagen. Olvída a tu padre, olvídame a mi si te hace falta para ser feliz. Solo quiero que seas feliz. Solo quiero que te dejen vivir.

¿Quién más se acerca? ¡No quiero que nadie más me vea! Ah, es tu amigo. Cuida de mi niño por favor. No dejes que ese cabrón se lo lleve consigo. Recuérdale cada día lo mucho que le he querido. Te pido que le apoyes, tu que siempre le has entendido bien, ahora que le vendrán momentos bajos y de dudas.

Ahora me voy, no quiero irme pero cada vez os veo más lejos. Ya está, ya no estoy.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

hatie -

Es triste, pero cierto. La de hombres y de mujeres que han sucumbido bajo las manos de sus seres queridos... Pero bueno, somos animales... las hamsters no se comen a sus pequeños hamsters?
Creo que a veces la gente sobrevalora al ser humano y se olvida de sus instintos primarios como animal.

lokura -

jooo como llega! que ando yo muy sensible pa estas cosas. besos y ah! qe tal el futbol?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres