Blogia
zumodenaranja

Fábula de la araña y la mariposa

Fábula de la araña y la mariposa Serena es la araña que teje sus redes con paciencia. No importa el tiempo que tarde, no importa lo que le cueste hacerlas, sabe que la recompensa está asegurada. Redes simétricas y harmónicas por todos sus costados. La araña serena siempre está al acecho, pero es un acecho pasivo, imperceptible. Escondida espera, con la actitud de no importarle demasiado, a que sean ellos los que vengan a buscar su "fatal" destino. Ahí, en su malla, es donde atrapa dulcemente a sus víctimas encandilándolas con las gotas de agua que deja en forma de perlas el rocío de la mañana.

Y ahí va la inocente mariposa que revolotea sin un rumbo fijo aparente. Ve a lo lejos una extraña estructura de una belleza para ella desconocida hasta ahora. Coqueta como es, lo único que aprecia es su propia belleza. No es que desprecie lo que no tenga una intención estética. Simplemente no lo reconoce, lo ningunea, no existe para ella. Los reflejos de las gotas de agua suspendidas en el aire la tienen hipnotizada, y de golpe, se ve a sí misma tomando una dirección concreta y batiendo sus alas con una fuerza y una impulsividad que considera impropias de un ser tan delicado y refinado como lo es ella. Pero es que por fin ha encontrado algo digno de su hermosura. Por fin ha encontrado un objetivo, y este no es otro que la determinación de llegar y fundirse con esos reflejos para ser todavía más bella si cabe.

Cegada ante tal demostración de exquisitez queda atrapada en el mismo centro de la red. No se puede mover pero no le importa. Nunca había estado rodeada de tanta belleza y eso la conmueve. Cuando ve aparecer colgada de un fino hilo de seda a la serena araña saliendo parsimoniosa de su escondite, comprende su fatal destino aunque no le importa. Ya nadie le podrá quitar su momento de gloria. Ya nadie le arrebatará el momento en el que las gotas que contenían el arcoiris entero se fundieron con sus alas. Momento en que sintió conseguir la perfección. Momento en el que sintió alcanzar por fin la paz y diferenciarse para siempre del resto de la mundana naturaleza. La araña a su vez se dispone, con la lentitud y meticulosidad que merece todo ritual, a darse un festín a costa de la arrogancia y la frivolidad de otra inocente más.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

hatie -

Te ha salido muy bien.

hatie -

Lo has hecho muy bien.

cris -

¿¿¿Y por qué será que me recuerda la telaraña en que, en algún momento de nuestra vida, nos metemos todos aún sabiendo que lo que nos espera???
Buen post.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres